GURE IKASLEAK, LANGILEAK ETA SOLIDARIOAK

CAM00110Cáritas-eko jangela sozialean praktiketan hasi gara. Herri guztiak jakin du, igandeko El Diario Vasco egunkarian atera garelako.

Universitarios y estudiantes de educación especial, también.

Al equipo de voluntarios encabezado por Alberto Iturralde y Gorka Otaño e integrado por medio centenar de ‘etxekoandres’ se han sumado por primera vez estudiantes, tanto universitarios como pertenecientes al ciclo de educación especial que imparte el Instituto de Bachillerato.

Los universitarios son alumnos de Mondragon Unibertsitatea. «Son alrededor de una quincena, todos ellos forasteros, incluidos algunos sudamericanos, y viven en pisos alquilados o en la residencia de estudiantes». Según el párroco Argarate, durante la semana asisten a clases y estudian, y el fin de semana se turnará para ayudar en el comedor.

Los alumnos de educación especial son los arrasatearras Martín Etxabe y Mime Errasti, la aretxabaletarra Nerea Rodero y el eskoriatzarra Rubén Perea. Son alumnos de la hondarribiarra Lourdes Lekuona y van a dedicar sus prácticas escolares a colaborar en el comedor de Caritas.

La profesora Lourdes Lekuona escuchó el año pasado en la radio que Caritas precisaba voluntarios para abrir un comedor social. Se pudo en contacto con el párroco Argarate y fue madurando la idea de proveer prácticas escolares en el comedor social a sus alumnos del Aula de Aprendizaje de Tareas. El ATA proporciona una «formación orientada a la inserción laboral» a alumnos de 16 a 20 años que cursan educación especial. La asignatura de cocina forma parte del currículo académico de este ciclo, y como explicaba Rubén con evidente orgullo «hemos aprendido a preparar pisto de verduras, puré de calabacín…». Martín también se mostraba entusiasta de la cocina. Sus conocimientos, además de «pelar, lavar y trocear patatas y verduras» incluye la elaboración de la «masa para fritos». Con el beneplácito de la Delegación de Educación, la profesora Lekuona ha hallado para sus alumnos más aplicados en cocina «unas prácticas distintas y alternativas a las acostumbradas en los talleres Gureak».